“Pues aunque no florezca la higuera; ni den las viñas uva en adelante; aunque falte el producto del olivo y se niegue la tierra a darnos pan; aunque no tenga ovejas el corral y se queden sin bueyes los establos;
yo seguiré alegrándome en El Señor, lleno de gozo en Dios, mi Salvador.
El Señor, es mi fuerza el da a mis pies la agilidad de un ciervo y me hace caminar por las alturas

Habacuc 3:17-19

Expresar un sentimiento de confianza, dependencia y firmeza aún cuando las cosas están mal, ¡esto sí es la actitud de un verdadero creyente y discípulo del Señor!

He visto y veo tanta religiosidad en medio de los que se “dicen seguidores de Jesús hoy” que seguro que si pasan por una situación de estas ¡no queda nadie!

Dios continua siendo el mismo, no cambia. Nuestra actitud es la que fluctua, nuestra confianza es la que cae. Estamos siendo tratados día a día “en el taller del Alfarero”.

Filipenses 1:6 dice:

“Dios está haciendo UNA BUENA OBRA en nuestra vida, y la está perfeccionando hasta cuando vuelva Jesús”

Eso significa que aunque “no veamos luz al final del tunel” debemos continuar, porque Él siempre estará allí esperando por nosotros.

Mi consejo en este día

Aunque no veas nada, no sientas nada, no tengas aún respuesta, tira palante con fe porque Él es fiel