Seleccionar página

Él no es sordo

Él no es sordo

ÉL no es sordo

“Pero yo miraré al Señor, esperaré en el Dios que me salva; mi Dios me atenderá”

Miqueas 7:7

Se que a ti te pasado como a mí (y a veces todavía me pasa) que pensamos y nos preguntamos: ¿Será que Dios oye mis oraciones? ¿Será que Él considera mis peticiones? ¿Cómo puedo tener esa seguridad de que Él me oye?

Mi única respuesta en esos momentos es mi fe (esa confianza, certeza, convicción, esperanza, tranquilidad, firmeza…) fundamentada en su Persona, su Palabra y sus promesas la que me trae paz y tranquilidad a mi corazón.

Dice Charles Spurgeon (un gran predicador del pasado) “Puesto que Dios es el Dios vivo, Él puede oír; puesto que es un Dios amante, Él oirá; puesto que Él es el Dios del pacto, se ha obligado a oírnos”.

Durante todos estos años de mi peregrinación como discípulo de Jesús, y esto lo digo por la experiencia personal, ¡nunca me he visto abandonado por Dios!

Mira que he pasado por pruebas, luchas, dificultades, derrotas, tristezas,… Pero, ¡Él siempre ha estado al pié del cañón conmigo!

Lo que me ha mantenido firme en cada momento, circunstancia y diferentes situaciones, es saber (como dice el profeta arriba) que mi Dios me atenderá, y siempre la respuesta fue positiva, de bendición, o a veces “como me gustaría que fuese”. Pero, ¡Él me atendió y respondió!

¡Eso me basta!

Sobre el Autor

Hijo de Dios

“Mas a todos los que le recibieron (a Jesús), a los que creen en Su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:12).