¿Alguna vez te has preguntado cómo sabemos tantas cosas de Dios?

La Biblia contiene todo lo que Dios nos reveló de sí mismo a través de su relación con el pueblo de Israel y los primeros cristianos. Al leer la Biblia vemos cómo se comunica Dios con su pueblo y las respuestas de éste, como dos protagonistas de una historia que se conocen cada vez más al hablar y actuar juntos.

En los primeros cinco libros bíblicos, o sea, el Pentateuco, Dios nos muestra su plan para la humanidad: quiere salvarnos del pecado y unirse con nosotros en sincera amistad.

Biblia es una palabra griega y significa libros. Consta de 66  libros (73 para los Católicos) que están divididos en 39 libros (46 para los Católicos) del Antiguo Testamento y 27 libros del Nuevo Testamento.

 

Antiguo Testamento

El Antiguo Testamento (también conocido como el Tanakh Judío) son los primeros 39 libros en la mayoría de biblias cristianas. El nombre representa la promesa original con Dios (para los descendientes de Abraham en particular) antes de la llegada de Jesucristo en el Nuevo Testamento (o la Nueva Promesa). El Antiguo Testamento contiene la creación del universo, la historia de los patriarcas, el éxodo de Egipto, la formación de Israel como una nación, la subsecuente disminución y caída de la nación, los profetas (quienes hablaron por Dios) y los libros de sabiduría.

Nuevo Testamento

El Nuevo Testamento (o la Nueva Promesa) es una colección de 27 libros, usualmente localizados después del Antiguo Testamento en la mayoría de Biblias Cristianas.
 
El nombre se refiere al nuevo pacto (o promesa) entre Dios y la humanidad a través de la muerte y la resurrección de Jesucristo.
El Nuevo Testamento narra la vida y ministerio de Jesús, el crecimiento y el impacto de la nueva iglesia y cartas instructivas para las nuevas iglesias.

3 Actitudes de victoria para la vida cristiana. Tú Decides

"Llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo" 2 Corintios 10:5b Aquí tenemos una de las armas más poderosas que la Biblia nos enseña para combatir, derribar y destruir "toda cultura, fortaleza y costumbre de malos pensamientos". Solo que no es "algo...

Él llama y muestra el camino

"Entonces uno llamado Ananías, varón piadoso según la ley, que tenía buen testimonio de todos los judíos que allí moraban, vino a mí, y acercándose, me dijo: Hermano Saulo, recibe la vista. Y yo en aquella misma hora recobré la vista y lo miré. Y él dijo: El Dios de...

Un don que no se compra

Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan; los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo; porque aún no había descendido sobre ninguno de...